Untitled Document
Jueves, 19 Octubre 2017 21:16
Política
Judiciales
Investigación
Interés General
Cultura
 
28-04-2014 | 11:57
Ampliar fuente
Achicar fuente
Restaura letra
  El teatro se vistió de tango
Orquesta Provincial de Música Ciudadana
 
Josefina CIMA ( 15 años, estudiante) se encuentra realizando un curso de periodismo en el Cine Club Municipal de nuestra la ciudad. Excelente alumna de 6° año del prestigioso Colegio Nacional de Monserrat, comienza a transitar -con esta primera nota sobre un espectáculo realizado en la ciudad de Córdoba, Argentina- el largo camino que le espera en el mundo periodístico. Éxitos pues, en el comienzo de una noble carrera y promisoria. El Director.
 
La Orquesta Provincial de Música Ciudadana se presentó en el Teatro del Libertador San Martín, en el marco de su aniversario número 123.
 
Un típico viernes caótico en el centro de Córdoba. La gente y los autos que pasaban por la avenida Vélez Sarsfield no se imaginaban que en breve se daría lugar a un concierto de destacada índole musical. A las 21 horas, faltando solamente 30 minutos para el comienzo de la función, una importante cantidad de personas se reunía al ingreso del Teatro del Libertador, impacientes por presenciar la función de tango que brindaría la Orquesta de la ciudad de Córdoba.
 
Esta apreciable orquesta, deleita a los cordobeses con su increíble calidad musical desde 1984 y actualmente se encuentra bajo la dirección del bandoneonista y compositor Damián Torres. Está constituida por un conjunto de 12 músicos, con los más variados instrumentos musicales como piano, violines, guitarra, viola, violoncello, contrabajo y flauta. Además cuenta con el  aporte del conocido cantor Gustavo Visentín y una pareja de baile integrada por Rosalía Álvarez y Walter Vergara.
 
Las puertas fueron abiertas con puntualidad y el público, en el cual se encontraban hasta extranjeros curiosos por escuchar el popular canto argentino, se dirigió hacia las elegantes butacas revestidas en terciopelo "bordeaux" y la platea fue ocupada de principio a fin.
 
El impecable telón se levantó y una ola de aplausos invadió al bellísimo coliseo, dando lugar al comienzo de la función con la pieza “Para la muchachada”, compuesta por su director, Damián Torres, y dedicada a toda la orquesta en su conjunto.  
 
A lo largo del espectáculo, se interpretó un completo repertorio que incluía los más conocidos clásicos del tango nacional, como “Pregonera” de Alfredo de Angelis, “La pulpera de Santa Lucía” de Enrique Maciel y Héctor P. Blomberg, “Tanguera” de Mariano Mores, “Anoche” de Armando Pontier y Cátulo Castillo, entre muchos otros.  Entonados en ocasiones por la voz de Visentín, y en otras, acompañados con la presentación de una deslumbrante pieza de baile.
 
 También, se le dio lugar en el escenario a la artista cordobesa María José Rojas, que cautivó los oídos de los espectadores presentes con su imponente voz y talento. Le dio vida al tango, con el auténtico carisma que la caracteriza, reproduciendo temas como “Siempre se vuelve a Buenos Aires” y “Cuando tallan los recuerdos”.
 
Durante la función no se dejaban de escuchar las ovaciones del público que gritaban “bravo” y “bellísimo”.
 
Alrededor de las 23 horas, cuando la presentación ya se daba por finalizada, el auditorio, encantado y sin embargo disconforme con la poca duración del espectáculo, no dudó en pedir más temas. Y fue María José Rojas quien les concedió el deseo, comenzando a entonar los versos de “Desencuentro” de Cátulo Castillo y de “Nada” de Horacio Sanguinetti
 
Al culminar definitivamente, el teatro se colmó de palmas y vítores. Los espectadores abandonaron sus asientos después de haber contemplado un magnífico concierto que les llenó el alma. Y es que el tango, el gran canto tradicional argentino, hace florecer en nosotros un sentimiento de nacionalismo que fascina y seduce a nuestros oídos.
 
por :  Josefina CIMA 
 
 
 
   

Buscar

Click para ampliar
blog.dwellingbuenosaires.com



 
Untitled Document
Justo Juicio.com
Todos los derechos reservados © 2007
Las notas u opiniones firmadas, son responsabilidad exclusiva de su autor y la redacción
no necesariamente las comparte o las asume como propias. Salvo que así expresamente lo suscriba.