Untitled Document
Viernes, 23 Junio 2017 21:49
Política
Judiciales
Investigación
Interés General
Cultura
 
19-05-2014 | 17:10
Ampliar fuente
Achicar fuente
Restaura letra
  El hombre que no tiene país
LA TERMINAL
 
Steven Spielberg ofrece La Terminal como un filme con una trama interesante pero que deja mucho que desear. por | Josefina CIMA
 
La Terminal es una película dirigida por Steven Spielberg, en el año 2004.
Protagonizada por Tom Hanks (ganador del Oscar por Philadelphia y Forrest Gump), Catherine Zeta-Jones (ganadora del Oscar por Chicago), Zoe Saldaña, Stanley Tucci y Diego Luna.
Ganadora del premio Art Directors Guild Award por el Mejor Diseño de Producción - Cine Contemporáneo.
Spielberg y Hanks vuelven a coincidir en este filme (como ya lo habían hecho anteriormente con Saving Private Ryan y Catch me if you can), drama romántico con ciertos despliegues de comedia.
La película está basada en la historia real de Mehran Karimi Nasseri, un refugiado iraní que vivió en el aeropuerto parisino, Charles de Gaulle durante ocho años. Anteriormente a La Terminal, la historia ya había sido adaptada al cine por el director francés Philippe Lioret en la película En tránsito (1993).
 
Esta curiosa película cuenta como Viktor Navorski  (Tom Hanks) queda varado en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de New York. Durante su vuelo hacia Estados Unidos, su país natal sufre un fuerte golpe de estado y se encuentra en guerra civil. Con un pasaporte sin validez, no se le permite la entrada a Estados Unidos y debe improvisar sus días y noches en la Sala de Tránsito Internacional de la terminal hasta que la guerra termine.
De esta manera, se va desarrollando esta película sobre este “hombre sin país” donde el aeropuerto se convierte en su hogar, hasta el punto de conseguir allí un trabajo y remodelar la puerta 67 como su propia habitación.
La Terminal es una historia de una situación rebuscada, con una trama de la que no se puede sacar mucho y el director se encuentra constantemente en una necesidad de rellenar la película con circunstancias paralelas que no aportan demasiado sentido (como por ejemplo, el enlace amoroso entre dos empleados del aeropuerto, o la aparición de un ruso que quería viajar con los medicamentos de su padre).
Así, Spielberg trata de completar la película con historias insignificantes a las que les dedica más tiempo del necesario.
Incluso se da una historia de amor entre Viktor y Amelia Warren (Catherine Zeta-Jones), una azafata que a su vez está en una relación con un hombre casado. No obstante, nunca se llega a saber si en realidad Amelia deja a su actual pareja, o si llegan a establecer un vínculo verdadero por parte de ambos. Es una relación totalmente inconclusa.
Por otro lado, tenemos el papel de Hanks, que nuevamente se presenta como el hombre ingenuo, inocente pero lleno de bondad e inofensivo, que no lastimaría a nadie. Este personaje ya lo hemos visto veces anteriores como en las películas Forrest Gump y El Náufrago.
Esta vez se encuentra en la piel de Viktor, un extranjero que viaja a New York con el fin de cumplir la promesa de su padre de conseguir el autógrafo del saxofonista de jazz, Benny Golson. Sin embargo, este personaje que toma al encierro de manera pacífica, le sienta bien y a pesar de sus cualidades repetitivas, sigue generando en nosotros un sentimiento de compasión y pena.  
 
POR | Josefina CIMA 
 
 
 
   

Buscar

Click para ampliar
enjoynewyork.wordpress.com



 
Untitled Document
Justo Juicio.com
Todos los derechos reservados © 2007
Las notas u opiniones firmadas, son responsabilidad exclusiva de su autor y la redacción
no necesariamente las comparte o las asume como propias. Salvo que así expresamente lo suscriba.