Untitled Document
Viernes, 23 Junio 2017 21:51
Política
Judiciales
Investigación
Interés General
Cultura
 
16-05-2016 | 16:32
Ampliar fuente
Achicar fuente
Restaura letra
  Paul McCartney
Música inmortal y un interprete inmortal
 
Gracias por tanto, Dear Sir Paul. Tu música aún resuenaen mis oídos. por| Victoria ANDERSON
 

15:50. Me encontraba en una plaza con mis compañeras de recital. entre una fila inmensade gente que esperaba el colectivo; no imaginaba que casi todos estuvieran allí para ir al estadio Mario Alberto Kempes, precisamente para ir a ver Paul McCartney.

Ya en camino, conteniendo la respiración en un colectivo donde no cabía ni un alfiler, un viejito me mostraba su entrada. Otro señor me preguntaba: “¿Fan de los Beatles o de Paul?”

“De los dos, por supuesto” contesté. El colectivero aprovechando el momento decía: “Si pagaron más de mil, no puede quejarse del boleto a $9” Una mujer pensativa sostuvo: si no te gustan los Beatles, sos sordo. No creo que seas sordo si no te gustan los Beatles, pero si sé que si te gustan, sos un gran afortunado. No hay más linda experiencia musicalque escuchar algo que te llegue al alma. Y que te llene el alma.

Llegamos. La cola para entrar era gigante. Como siempre, la emoción pudo más que la impaciencia.

Al entrar, el estadio nos aguardaba con tres perfectos asientos como quien hace una reserva. No podía creer que en ese escenario dentro de unas horas iba a estar tocando un icono de la historia de la música en el mundo.

A las 19.30 se apagaron las luces y todo se ilumino con “A Hard Days Night”. Las sonrisas resplandecieron con un “Buenas noches Cordoba”.

La noche siguió con éxitos como “Can’t buy me love”,“Letting go”, “Maybe I´m amazed”,“Love Me Do”, “And I love her”. Es inútil nombrar todo el repertorio. Cada vez que Pau lhacía sonar su música generaba MAGIA. Se conectaba con nosotros de las  mil formas posibles. Hablaba en español cada vez que podía, generando una cercanía única.
Cuando entonó: “Blackbird singing in the dead of night…” ya me encontraba en las nubes (tanto que no logré prestar atención a como se desplegaba una plataforma que elevaba el escenario) “You were only waiting for this moment to be free”. Y me sentía más libre que nunca. No podía creer su valiosísimo talento.

Pasaba de un instrumento a otro logrando exprimir cada uno a fondo. Del piano al ukele, de la guitarra eléctrica a la guitarra acústica. No dudaba en acompañarnos con algún ritmo en cada oportunidad que comenzábamos a gritar. Cuando pensé que ya no cabía más magia en el aire, recordó a sus amigos John Lennon con “Here Today” y a George Harrison con “Something”. El público estalló en aplausos. Otras veces permaneció en un emocionante silencio.

Las canciones nuevas no faltaron, y sonaban tan perfectas como si fueran de otra época,señal  que el talento, si se lo mantiene vivo, jamás se agota.

Y llego “Hey Jude”…felicidad en el aire. Mi garganta –y la de todos- no podía más de tararear tantas veces, hasta el cansancio “naa nara nara nana”. ¿Y quién podría decir que “Let it Be” podía hechizarme de tal forma que sintiera que era la primera vez que la escuchaba?

Me resistía a pensar que el show ya terminaba cuando Paul se retiró del escenario. Supongo que habrá sido su merecido descanso después de casi dos horas sinparar de cantar. Volvió a aparecer ante una multitud envuelta en fascinación para deleitarnos con “Yesterday”, enfurecernos con “Hi Hi Hi” y seguir con más canciones. El estadio estalló con “Live and Let Die”.

Sentía vibrar el suelo. Sentía la música hasta en el cielo. Luces por todos lados y fuegos artificiales nos llevaron a la época de Wings.

No me arrepiento ni un segundo de haber ido al recital. Y desearía poder ir mil veces más y vivirlo de  mil formas posibles.

Su música tiene la capacidad de reinventarse una y cien veces. De ahora en más, me pondré a escuchar los Beatles de una manera diferente.
A Wings. A Paul en su carrera como solista. Todo sonará en mí de una manera  distinta.

Porque la música, cuando se vive y se comparte, se siente diferente.Su música lleva tanta magia que siempre se puede dar replay y descubrir algo nuevo.

En una publicidad Paul dijo acerca del público: “no solo los estás haciendo sentir bien, lo que es algo genial, sino que los estás haciendo sentir algo”. La retroalimentación de la que habla es algo increíble. Los sentimientos que despierta son algo fascinante. Paul habla de “una ola de emoción”. Y tiene razón. Es una ola de felicidad, de alegría, de euforia. Fue un show histórico. Porque Paul hace historia. Porque los Beatles hicieron historia.

El show terminó en “The End”.Con la característica frase: “ Y al final, el amor que recibís es igualal amor que das”. Tengo que decírtelo Paul: Ojalá continúes recibiendo amor. Porque los
sentimientos que despiertas en multitudes siguen siendo inigualables.

Gracias, gracias, dear Sir Paul.

 

por: Victoria ANDERSON

 
 
 
   

Buscar

Click para ampliar
foto: CLARIN.COM



 
Untitled Document
Justo Juicio.com
Todos los derechos reservados © 2007
Las notas u opiniones firmadas, son responsabilidad exclusiva de su autor y la redacción
no necesariamente las comparte o las asume como propias. Salvo que así expresamente lo suscriba.